Publicada la ley 26/2014 que modifica la ley de Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, e impuesto de la Renta de No Residentes

Con esta ley, que contiene dos capítulos, uno para Impuesto de la Renta de las Personas Físicas y otro para el Impuesto de la Renta de No Residentes en España, queda cerrado el debate, conjeturas e incertidumbres que llevamos sufriendo desde hace meses.

La minoración de la carga tributaria que promulga habrá que verla sobre el papel, o más bien sobre la renta de 2015, allá por mayo de 2016, ya que, puede pasar como con las ofertas del supermercado, que lo que ahorras en un producto, lo pagas con otros del la estantería contigua.

Como se puede comprobar, la exposición de motivos es un ejercicio de pura redacción comercial, que después de leerlo compraría cualquiera. Os dejo el enlace:

Ley 26/2014 de 28 de noviembre

No obstante, después que su paso por el Senado han sido suavizadas las medidas más duras, mitigando el “palo” fiscal de las ganancias derivadas de las ventas de viviendas manteniendo el coeficiente de abatimiento, y rebajando un punto extra a las retenciones de los profesionales autónomos, que a partir de enero de 2015 será un 19% en lugar del 20% previsto; ¿cuándo dejaran de ser el banco del Estado?. Y digo yo; ¿el Senado tampoco se ha dado cuenta que faltan medidas que beneficien el alquiler?, ¿estarán preparando el pelotazo inmobiliario 2.0?.

Por último, hacer mención a mi parrafo favorito en la exposición de motivos:

“Adicionalmente, para los perceptores de rendimientos del trabajo se ha revisado la reducción general por obtención de tales rendimientos integrándose en la misma la actual deducción en cuota por obtención de dichos rendimientos, al tiempo que se eleva su importe para los trabajadores de menores recursos. Al respecto debe indicarse que, tanto estos trabajadores, como el resto, podrán minorar su rendimiento del trabajo en una cuantía fija de 2.000 euros en concepto de otros gastos, importe que se sigue incrementando en los casos de aceptación de un puesto de trabajo en otro municipio o de trabajadores activos con discapacidad”.

El cual sin llegar a ser un palíndromo, tiene el mismo efecto; dice lo mismo leido al derecho que al revés sin mostrar lo que realmente significa: eliminación de la reducción de 2652 euros por obtener rentas del trabajo, y cambiarlo por una reducción llamada “otros gastos” de 2000 euros, que de momento es algo muy generico y a lo que prácticamemte todos los asalariados tienen derecho. En un futuro puede ser caldo de cultivo para que el legislador concrete la definición de “otros gastos” a unos pocos gastos en los que los Españoles de a pie nomalmente no incurrimos, y de esta manera suprimir definitivamente la reducción por obtención de rentas del trabajo como se especulaba en un principio. La actual redacción puede durar, hasta el día despues de las elecciones…todo un clásico!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


7 + two =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>